Mezcla de aceites esenciales Thieves

La mezcla de aceites esenciales Thieves se creó basándose en una investigación sobre unos ladrones en Francia que se protegían con clavo, romero y otras hierbas aromáticas cuando robaban a víctimas de la peste negra. En la universidad se realizaron estudios con esta mezcla propia y se descubrió que era muy eficaz para ayudar al sistema inmunológico y al buen estado de salud.

Aceites esenciales que contiene la mezcla Thieves

Clavo  (Syzygium aromaticum) es antibacteriano, antifúngico, antiparasitario, un fuerte antiséptico, antiviral y estimula el sistema inmune.

Limón (Citrus limon) ayuda a mejorar la salud y la energía física, y la purificación del organismo. 

Canela (Cinnamomum verum) es un poderoso purificador, oxigenador y aumenta el efecto de otros aceites. 

Eucalipto radiata (Eucalyptus radiata) es el aceite de eucalipto más versátil de todos los tipos de aceites de eucalipto.

Romero (Rosmarinus officinalis qt. cineol) puede ayudar a equilibrar las funciones del corazón, vigorizar el plexo solar y reducir la fatiga mental. 

¿Para qué puedo usar la mezcla Thieves?

  • Prevención de la infección y acelerar el proceso de curado  de cortes y heridas.
  • Para hacer gárgaras y para el dolor de garganta.
  • Cuando comienza el resfriada aplicar una gota de Thieves cada día en la planta de los pies para estimular el sistema inmunológico una o dos veces al día.
  • Poner unas gotas en una cuchara con miel o sirope de ágave para el alivio de la tos, laringitis.
  • Aplicar en la piel diluido en aceite vegetal para los granos.
  • Aplicar en las encías puede prevenir y ayudar con la gingivitis.
  • Aplicar en las encías y los dientes para ayudar a aliviar el dolor.
  • Aplicar en el herpes labial y las llagas de la boca.
  • Aplicar en las picaduras de abeja y avispa para neutralizar la toxina y aliviar el dolor.
  • Aplicar en las plantas de los pies de niños y adultos, especialmente durante el invierno para estimular el sistema inmune.
  • Aplicar sin diluir en los dedos y los pies donde haya hongos.
  • Poner una gota en la punta de la lengua para quitar las ganas de fumar. 
  • Poner en el difusor para matar bacterias y moho.
  • También ayudará a proteger el cuerpo contra resfriados, gripes y virus.
  • Utilizar para limpiar las jaulas para mascotas, añadir al cubo de la fregona para limpiar el suelo, desinfectar alfombras, mezclar con bicarbonato sódico para limpiar la bañera.
Mezcla Thieves Young Living

Mezcla Thieves Young Living

¿Cómo puedo utilizar la mezcla Thieves?

Diluir una parte de aceite esencial con una parte de aceite vegetal/portador V-6.

Aplicar 1-3 gotas de aceite esencial en la zona que se quiere tratar.

Aplicar en los puntos Vita Flex.

Poner en el difusor.

Hace muy poquito que Young Living ha sacado la versión en roll-on de la mezcla Thieves. Es muy práctico de usar porque ya viene diluido en aceite fraccionado de coco listo para aplicar por niños y por mayores, en un formato de 10 ml. Aquí puedes ver su precio.

Aunque es cierto que el bote que más utilizamos en casa es el de 15 ml y tenemos varios botes abiertos por toda la casa. El bote de 15 ml no viene diluido con ningún aceite vegetal, así que siempre siempre tienes que diluirlo antes de aplicarlo en la piel. Si quieres saber su precio es este. 

Recuerda, que si deseas adquirir tus productos de Young Living puedes abrir tu propia cuenta con un 24% de descuento a través de mi aquí.

 ¡En el Kit de Inicio también tiene un bote de 5 ml de la mezcla Thieves! Si quieres comprar tu Kit de Inicio haz clic aquí! Envíeme un correo electrónico a ma@mamaesencial.com o envíeme un DM en Instagram si tienes alguna pregunta. ¡Me encantaría ayudarte a comenzar y a ayudarte en tu viaje con los aceites esenciales!

Kit Inicio de Lujo de aceites esenciales

Kit Inicio de Lujo de aceites esenciales

inhalación de aceites esenciales

Aplicación de aceites esenciales | 3 – Inhalación

Hoy quiero hablar sobre la inhalación de aceites esenciales. Cuando olemos un aceite esencial, éste se disuelve en la mucosa y, a modo de resumen, diremos que se activan las neuronas olfativas rodeadas de capilares, por lo que, por un lado, llega a nuestro cerebro y, por otro, una pequeña fracción a nuestra sangre. Aunque todavía hay que descubrir cómo el cuerpo convierte una partícula de aroma en un impulso nervioso y llega a nuestro cerebro.

Es posible que, en un principio, los aromas de los aceites esenciales no sean todo lo agradables que desearíamos. En la vida moderna estamos rodeados de fragancias adaptadas a nuestro entorno actual. Vivimos en una atmósfera que está contaminada, olemos y aspiramos y aceptamos como normales el olor contaminado de la ciudad, el olor de la gasolina cuando vamos a repostar; en definitiva, nos alejamos de los aromas puros de la naturaleza. Pero cuando comienzas a usar aceites esenciales, en poco tiempo aceptamos con placer estos aromas como nuestros, y el olor de un aceite esencial que en un principio no nos gustaba ahora sí nos gusta.

La inhalación de aceites esenciales puede ser:

  • Con un difusor especial para aceites esenciales.
  • En un recipiente de agua caliente.
  • Haciendo uno copa con la palma de la mano.
  • Usado el aceite esencial como perfume.
  • Por inhalación indirecta de la botella de aceite esencial.
  • Verter agua caliente en un recipiente y añadir unas gotas de aceite esencial. Bajar la cara a pocos centímetros sobre el recipiente y cubrir la cabeza y el cuenco con una toalla, respirar profunda y lentamente.
  • La eficacia de estos métodos de inhalación es diferente, y un difusor de aceites esenciales es el método más caro, pero también parece ser el método más efectivo para la inhalación.

Aplicación de aceites esenciales | 2 – Aplicación tópica

Esta entrada es la continuación a la 1ª parte “Aplicación de aceites esenciales | 1- Escuelas“.

Las moléculas de los aceites esenciales son tan pequeñas que pueden penetrar la capa externa de la piel, la epidermis. Estas moléculas pasan a través de las capas más profundas de la piel, la dermis, y entran en el torrente sanguíneo a través de los capilares desde donde son conducidos a diferentes partes del cuerpo. De acuerdo a sus características bioquímicas específicas, las moléculas de los aceites esenciales se pegan a los receptores de las células y al órgano en cuestión y lo tonifican. Mientras viajan por el cuerpo, los aceites esenciales también actúan para revitalizar y desintoxicar los órganos involucrados en el metabolismo y drenaje, riñones, hígado y el sistema linfático.

La aplicación de aceites esenciales puede traer beneficios inmediatos localizados en el área donde se apliquen. Tienen propiedades restauradoras y calmantes que pueden ser usadas efectivamente con un masaje y en terapias de belleza.
El calentamiento o el masaje de la piel también pueden aumentar la capacidad de absorción.

Cuando utilizamos los aceites esenciales en niños siempre debemos utilizarlos con un aceite vegetal (aceite de almendra, de oliva, de coco, de jojoba…) ya que tienen la piel muy sensible y la podrían irritar.

Las zonas donde se suelen aplicar son:

  • Coronilla de la cabeza
  • Sienes
  • Detrás de las orejas
  • Cuello
  • Abdomen
  • Sobre los órganos vitales
  • Planta de los pies
  • Tobillos
  • Zona del corazón
  • Puntos reflejos de los pies
  • Pecho y espalda

Algunas áreas de la piel como las palmas de las manos o las plantas de los pies son más permeables que otras, ya que tienen los poros más grandes.

Pasos para la aplicación tópica:

Poner 2-3 gotas de aceite esencial diluido en la palma de la mano o directamente sobre el área deseada.

Si se coloca el aceite esencial en la mano, frotar las palmas juntas en un movimiento circular y aplicar en la zona deseada. Cuando se aplique en la zona deseada, masajear el aceite esencial en la piel con un movimiento circular. Repetir según se desee.

Hay que tener en cuenta que los aceites esenciales son muy potentes y algunos pueden ser irritantes para la piel, como la menta, el clavo, la canela. Si se produce irritación, aplique inmediatamente una gran cantidad de aceite vegetal puro en la zona para retirar el aceite esencial lo más rápidamente posible. Siempre hay que retirar un aceite esencial con un aceite vegetal, nunca con agua. El agua no se mezcla con los aceites esenciales y lo único que hará el agua será extender todavía más el aceite esencial porque flotará sobre ella.

En las etiquetas de los aceites esenciales de Young Living están las instrucciones de dilución de cada aceite.

La absorción de los aceites en la piel depende de muchos factores:

  • Tener enfermedades de la piel y heridas pueden hacer que la absorción sea.
  • Los baños de agua caliente hidratan la piel y abren los poros, de modo que facilitan la penetración de aceites esenciales.
  • Las compresas aumentan la temperatura de la piel y ayudan a que las moléculas de los aceites esenciales no se evaporen.
  • Los aceites vegetales que no son tan densos son más efectivos que los aceites vegetales más viscosos.
  • Las temperaturas calientes producen la dilatación capilar y ayudan a que la penetración y absorción de los aceites esenciales sea más rápida.
aplicación de los aceites esenciales

Aplicación de los aceites esenciales | 1 – Escuelas

En aromaterapia hay tres escuelas que entienden la aplicación de los aceites esenciales de manera distinta para sus tratamientos terapéuticos: la francesa, la inglesa y la alemana.

La escuela inglesa diluye una pequeña cantidad de aceite esencial en aceite vegetal o portador. La mezcla se aplica en forma de masaje para relajar y liberar el estrés. Esta escuela utiliza la ingestión o la inhalación de los aceites esenciales como método de aplicación.

La escuela francesa utiliza tanto la ingestión como la aplicación tópica de los aceites esenciales puros (sin diluir). La manera más común de ingerir el aceite esencial es diluyendo tres gotas en un cuarto de vaso de agua, zumo o en una cucharadita de miel o aceite vegetal. La escuela francesa ha investigado y demostrado que la ingestión de aceites esenciales brinda excelentes beneficios tanto a nivel físico, mental y emocional.

La escuela alemana se centra exclusivamente en la inhalación de los aceites esenciales. Multitud de investigaciones han demostrado que las fragancias y los compuestos aromáticos afectan al cerebro, especialmente al hipotálamo (centro del gobierno hormonal del cuerpo) y al sistema límbico. Algunos aceites esenciales con alto contenido en sesquiterpenos como la mirra, el sándalo, la madera de cedro, el vetiver, la melisa y el incienso pueden incrementar marcadamente la oxigenación y la actividad cerebral. Además la mirra, el incienso y el sándalo actúan directamente sobre la actividad de la glándula pineal.

Para más información sobre la aplicación de aceites esenciales

historia aromaterapia

Historia de la aromaterapia

La utilización de plantas para curar las enfermedades es tan antigua como la raza humana. El hombre ha dependido siempre para su alimentación del mundo vegetal, así que inevitablemente tuvo que darse cuenta de que después de ingerir determinadas plantas se sentía de otra forma, con lo que se desarrolló una medicina basada en las plantas. Esto debió ser algo arriesgado al principio, ya que muchas de ellas son venenosas. Pero fuera como fuere, lo cierto es que tenemos pruebas de que ya hacia el año 18.000 a.C. se usaban plantas con fines terapéuticos.

Fueron los chinos quienes escribieron el herbario más antiguo que se conoce: el Pen Tsaso o Gran Herbal, que fue compilado por Shen Nung, un emperador que vivió entre el 1.000 y el 700 a.C. En él se mencionan más de 350 plantas medicinales y remedios.

A continuación haré un breve resumen de cómo la aromaterapia ha ido evolucionando a lo largo de la historia para acabar explicando cómo se desarrolló la aromaterapia moderna.

Las sustancias aromáticas ocupan un lugar preferente en la medicina de los hebreos, así como en las culturas india y árabe.

La aromaterapia estaba presente en Mesopotamia desde los años 3.000 a.C. Ellos utilizaban las rosas para lavarse el rostro, la cabeza e incluso la boca.

Algunos aceites eran preparados cerca de los templos, ya que eran utilizados con fines religiosos y terapéuticos, como por ejemplo la mirra, el mirto o el cardamomo. Estos aceites se conseguían a través de la maceración.

En cuanto a los antiguos egipcios, para ellos la aromaterapia era parte integrante de la vida cotidiana. En las mismas fechas en que los chinos estaban perfeccionando la acupuntura, los egipcios usaban sustancias balsámicas tanto en los rituales religiosos como en la práctica de la medicina.

Si bien los egipcios habían llevado a su perfección en el arte de utilizar las esencias vegetales para controlar las emociones, la putrefacción (momias) y la enfermedad, después de ellos siguieron haciéndose descubrimientos acerca de las virtudes medicinales de las plantas.

Es el caso de los griegos, que recibieron una medicina adulterada por creencias supersticiosas y la transformaron en una ciencia. Hipócrates, conocido como el Padre de la Medicina, fue el primer médico que basó sus conocimientos y sus curas en una detallada observación de la realidad. Desde entonces los médicos han seguido sus principios, que se reflejan en el llamado Juramento Hipocrático. Una de sus creencias fue que, para mantenerse sano, era conveniente darse diariamente un baño perfumado y masaje con un aceite vegetal al que había añadido varias gotas de aceite esencial.

Aunque los romanos sentían más interés por las propiedades culinarias de las plantas que por sus virtudes curativas, fueron decisivos para el avance de la botánica. Al ir ocupando Europa, sus legionarios llevaban consigo semillas de las plantas que les eran necesarias con el propósito de cultivarlas en las regiones invadidas.

Aunque la medicina racional declinó en Europa, no fue así en China ni en la India. También los árabes, cuya civilización floreció a partir del siglo IV, mantuvieron vivo el fuego sagrado del espíritu científico. Los árabes fueron los fundadores de la famosa escuela de medicina de Salerno, cerca de Nápoles; y el Canon de Medicina, del médico árabe Avicena, publicado en el siglo XI, fue de uso corriente hasta mediados del siglo XVI. Se atribuye a Avicena el descubrimiento de la destilación, para extraer los aceites esenciales de las plantas.

La escuela de aromaterapia más antigua nace en la España hispano-árabe en los siglos IX, X y XI. Era la España en la que conviven árabes, judíos y cristianos, por lo que no es atrevido asegurar que las raíces del arte de la perfumería y de la cosmética en Europa, están en España, lugar estratégico al que se trasladaron sabios y estudiosos de toda Europa que entrando por “el camino de Santiago” venían para aprender de los maestros alquimistas españoles. Según los alquimistas el éxito de los tratamientos, dependía de la pureza y de la calidad de los aceites esenciales ya que dichos aceites esenciales eran “el alma de la planta”.

Los siglos XVI y XVII fueron el momento estelar de los grandes herbarios europeos, entre los que destacan los ingleses Gerard, Parkinson y Culpeper. Aunque el nuevo concepto científico de la medicina ganaba terreno, se seguía confiando en los viejos principios de la aromaterapia, y los aceites esenciales se usaban todavía a finales del siglo XVIII. Pero conforme la química fue evolucionando, y los remedios vegetales empezaran a ser sintetizados, la aromaterapia y sus aceites esenciales fueron perdiendo el lugar que ocupan tradicionalmente y empezaron a ser considerados como algo obsoleto.

En el siglo XIX, empezamos a tener datos de las investigaciones científicas sobre aceites esenciales. El Dr. Chabenes, escribió un libro en 1.838 sobre las enormes posibilidades de utilización de los materiales aromáticos (hasta entonces empleados sobre todo en perfumería y cosmética).

A principios de siglo, el doctor francés René-Maurice Gattefossé, químico e investigador reavivó el interés de la gente por los aceites esenciales. Él fue quien utilizó, por primera vez, el término “aromaterapia” en 1935. Fue en 1020 cuando René-Maurice Gattefossé descubrió que el aceite esencial de lavanda tenía grandes propiedades medicinales sobre las quemaduras cuando tras una explosión en su laboratorio, instintivamente metió su mano en un recipiente que contenía aceite esencial de lavanda, él mismo se sorprendió cuando vio con la rapidez con la que el dolor cesó y sanó su piel.

Por este motivo, siguió usando los aceites esenciales durante la I Guerra Mundial para curar las heridas de los soldados que estaban ingresados en los hospitales militares. Publicó el libro “Aromathérapie” en 1937 donde Gattefossé dió a conocer su fundamento altamente científico, basándose en las virtudes antisépticas y curativas de los aceites esenciales.

Posteriormente el Dr. Jean Valnet, un cirujano de la armada francesa utilizó con éxito los aceites esenciales en soldados heridos en combate y también en los pacientes de un hospital psiquiátrico. Esto era debido a la escasez de medicamentos, así que utilizó los aceites esenciales por sus cualidades curativas. Los resultados fueron tan impresionantes que poco a poco fue perfeccionando cada vez más las técnicas. Después de la guerra, Valnet utilizó los aceites esenciales para tratamientos de tuberculosis, diabetes y otras enfermedades.

En 1964 publica un libro llamado Aromathérapie, considerada todavía como la “biblia de la aromaterapia”.

En los años 50, Marguerite Maury, de origen Austríaco, bioquímica y esteticista enfocada al ramo de la cosmética creó las primeras clínicas de Aromaterapia en Bretaña (Francia) dónde se utilizaban aceites esenciales en el masaje terapéutico.

Después de aquello, algunos fisioterapeutas, enfermeras, masajistas, cosmetólogos, médicos y otros profesionales de la salud comenzaron a utilizar los aceites esenciales como alternativa natural.

En los años 70, Robert Tisserand en Inglaterra impulsó y revolucionó la aromaterapia con la publicación de “The Art of Aromatherapy” un libro muy completo para la época, un clásico. El autor detalló 29 esencias junto a sus propiedades y aplicaciones en más de 100 condiciones. Incluyó remedios rápidos para masajes y aceites medicinales, máscaras faciales y baños aromáticos.

Robert Tisserand desarrolló así mismo una importante labor docente, creando el prestigioso centro de formación “Tisserand Institute”, de donde han salido formadas gran cantidad de personas que en la actualidad marcan las directrices de la aromaterapia en muchos países del mundo.

En los años 90 el panorama del mundo de la aromaterapia iba a cambiar radicalmente. El aromatólogo Pierre Franchomme junto con el médico Daniel Pénoël publicaron la obra “L’Aromathérapie Exactement”, con muchísima información sobre la química de los aceites esenciales y sus aplicaciones terapéuticas sin comparación hasta el momento.

Hoy en día ha habido un nuevo resurgir en el uso de los aceites esenciales y el gran interés de estos reside en su gran eficacia y en sus múltiples propiedades. Existen más de 300 aceites esenciales que se pueden usar con fines terapéuticos.

Las investigaciones que se hacen actualmente y las que se harán en el futuro nos desvelarán nuevas aplicaciones para los aceites esenciales, así que todavía nos queda mucho por descubrir sobre ellos y ¡sobre cuánto y cómo nos pueden ayudar!